El mejor vino de la cepa más selecta

“La Voz de San Justo”, domingo 2 de mayo de 2021

“Yo soy la vid, ustedes los sarmientos El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.” (Jn 15, 5).

El Dios viñador, celebrado por los profetas, ha plantado en el mundo la mejor de sus cepas: Jesús, su Hijo, la verdadera vid. Y ha madurado en la Pascua, dando el fruto más selecto y sabroso: la redención del mundo. Ha sido necesaria la dolorosa poda de la Pascua. 

También para quienes somos sus discípulos -como sarmientos en la vid- llega la hora de la poda. El bautismo nos ha sumergido en la Pascua de Jesús, que se ha hecho así, inseparable de nuestra existencia.

Por eso, cada Eucaristía nos toca tan profundamente. No es algo que pasa fuera de nosotros. De rodillas escuchamos las palabras fuertes de la consagración que se pronuncian en el altar, pero es el corazón tocado por el Espíritu el que se conmueve.

También nosotros estamos llamados a dar mucho fruto. Solo hay una condición: “Permanezcan en mí como yo permanezco en ustedes” (Jn 15, 4). 

Ser sus discípulos nos pone en una saludable tensión: buscarlo siempre a Él y, en Él, producir abundantes frutos y, de esta manera, glorificar al Padre. 

¿Dónde encontrarlo? Te doy una pista certera: buscá en la vida de aquellos para quienes Jesús es, sin más, todo; los que son luminosos porque irradian la luz de Cristo. Son sus testigos, sus amigos y enamorados. Son sus santos. Ellos son el mejor comentario del Evangelio, pues no solo dicen, sino que muestran el Rostro de Jesús. 

Para Pentecostés vamos a tener entre nosotros una reliquia de uno de ellos: el beato Carlos Acutis, enamorado de la Eucaristía. Tal vez, a través de Carlos, Jesús tenga alguna gracia reservada para vos.

Te invito a orar: “Señor Jesús, vid verdadera que el Padre ha plantado en el mundo, buscamos tu savia vital para tener vida, alegría y dar mucho fruto. No permitas, Señor, que nos apartemos de Ti. Beato Carlos Acutis: intercedé por nosotros, para que, como vos, también permanezcamos en Jesús, como los sarmientos en la vid. Amén.”

El buen Pastor y nosotros

“La Voz de San Justo” domingo 25 de abril de 2021

“Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí -como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre- y doy mi vida por las ovejas.” (Jn 10, 14-15).

En la montaña santa, Moisés le había pedido a Dios que le revelara su Nombre. Desde la zarza ardiente, Dios le respondió: “Yo soy el que soy” (Jn 3, 14). Ahora es Jesús el que habla así: “Yo soy el Buen Pastor…” (Jn 10,11). 

Jesús nos muestra el significado último del Santo Nombre revelado a Moisés. No es especulación teórica. Es vida y camino. 

En el pastoreo de Jesús hasta dar la vida, comprendemos que Dios es Amor. En su conocer a las ovejas y ser conocido por ellas, sabemos que es amor personal, concreto y comprometido con cada ser humano. En su buscar a las que está lejos para devolverla al redil, que es amor que quiere reunir a todos en una sola familia, especialmente a los alejados y más perdidos. 

Y que ese amor del Dios Pastor se contagia, al punto que se hace vocación y misión que toma toda la vida. Desde el bautismo, esa pasión por la vida habita el alma de cada discípulo. 

Este domingo celebramos la Jornada Mundial de oración por las Vocaciones. Rezamos para que cada cristiano deje salir y viva intensamente esa fuerza que lo habita. La vida es vocación, llamada de Dios a cada ser humano. Es vocación a la libertad, a una vida plena por el amor que se hace cargo, se apasiona y se entrega. 

En su mensaje para esta Jornada, el papa Francisco destaca la figura evangélica de san José. Entre otras cosas, nos invita a dejarnos llevar por los sueños de Dios, como hizo José. En este tiempo desafiante, especialmente frente a la mezquindad que parece achicar el horizonte, necesitamos escuchar la voz de Dios, soñar con la vida grande que nos propone y, de esa manera, mirar con valentía el futuro que Él nos abre. 

Podemos rezar así: “Jesús Buen Pastor, escucha la voz de la Iglesia, el rebaño que Tú apacientas con la fuerza de tu Espíritu. Te rogamos para que cada bautizado y confirmado escuche tu voz, viva intensamente su vocación y misión al servicio del Reino de Dios. Amén.”

Tocar a Jesús resucitado

“La Voz de San Justo”, domingo 18 de abril de 2021

“Jesús les preguntó: «¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas? Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo». Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies.” (Lc 24, 38-40).

El domingo pasado, Jesús declaraba bienaventurados a quienes, sin ver, creían. Hoy nos muestra sus cicatrices y nos invita a verlo y tocarlo.

¿En qué quedamos? ¿Creer sin ver o ver, tocar y creer?

La fe en Jesús, muerto y resucitado es una experiencia tan intensa como singular: exquisitamente personal, a la vez que fraterna y eclesial. No se la una sin la otra. El “creo en Vos, Señor” es inseparable del “creemos” que pronuncia la comunidad en torno al altar.

“Toca a Cristo quien cree en Cristo”, dice sabiamente San Agustín. Lo recordaba días pasados, ante el Papa Francisco y la Curia romana, el cardenal Cantalamessa.

El Resucitado no es un objeto inerte frente a nosotros. Es una Presencia que nos invita a reconocerlo de tal manera que, el Amén de nuestra fe sea también consciente, libre y gratuito. La fe es un camino personal a través del cual nos abrimos a una Presencia que está delante de nosotros, pero que siempre deja espacio para que el reconocimiento que hagamos de ella sea realmente libre, consciente y gratuito.

En todo esto, tiene una decisiva centralidad la la lectura orante de las Escrituras. De modo particular, los evangelios. Y, en ellos, los relatos de su pasión, muerte y glorificación. Y hacerlo en comunidad, bajo la inspiración del Espíritu.

Por supuesto que este encuentro con el Resucitado requiere el camino personal de oración: ese encuentro cotidiano con la Palabra que, como el árbol plantado junto a la acequia de agua, a su tiempo da fruto. Pero, incluso cuando leemos en nuestra habitación la Escritura, lo hacemos “en Iglesia”, en comunidad.

Quien reconoce el tono de su voz en la lectura de su Palabra, lo reconocerá en los hermanos. Como también, quien se deja herir por las heridas de quienes sufren, experimentará el gozo de descubrirlo vivo y cercano.

Te invito a rezar: “Señor Jesús, estás resucitado en medio de nosotros, en el mundo, actuando en nuestra historia. ¡Aumenta nuestra fe para que podamos verte y tocarte con los ojos de la fe iluminados por la esperanza y el amor! Amén.”

Bienaventurados los que se dejan transformar por la fe

“La Voz de San Justo”, domingo 11 de abril de 2021

“Jesús le dijo: «Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!».” (Jn 20, 8).

Una buena tarea para este tiempo de Pascua sería buscar e identificar todas las bienaventuranzas que, del principio al final, atraviesan toda la Biblia. No solo las del Sermón de la montaña. 

El libro de los Salmos, por ejemplo, se abre con una de ellas: “¡Feliz el hombre… que se complace en la Ley del Señor y la medita de día y de noche!”. 

Los evangelios, en cierto modo, se abren y se cierran con la misma bienaventuranza: “Feliz de ti por haber creído…”, le dice Isabel a María. Y, este domingo, de labios de Jesús resucitado escuchamos su última bienaventuranza: “¡Felices los que creen sin haber visto!” (Jn 20,29). La bienaventuranza de la fe: creer en Dios, tal como se nos ha mostrado en su Verbo, Jesucristo, es la plenitud de la vida y de la felicidad. 

En nuestro uso cotidiano, la palabra “feliz” puede sonar a deseo un poco volátil, formal, inconsistente. Es algo que decimos, con afecto, por cierto, pero casi como una costumbre, al pasar: ¡Feliz cumple! 

En el lenguaje de la Biblia -el lenguaje de la fe- indica algo grande: una vida realmente lograda, completa, verdaderamente plena… según Dios. Es lo que nos da la amistad que Cristo resucitado nos ofrece. Lo experimentamos especialmente en el tiempo pascual.

Como enseñaban los Padres: todo lo que en Jesús, Verbo encarnado, era visible ha pasado ahora a los sacramentos de la Iglesia: la Palabra que escuchamos en comunidad, el Pan de la Eucaristía en el altar que es también mesa de familia, en el servicio alegre a los hermanos, en lo que de más hondo acontece en nuestro camino. Allí, en ese mundo, a la vez visible y cargado de silencio, el Resucitado se abre paso por nuestra vida. Y se da a conocer con la gratuidad del amor, interpelando nuestra libertad; esperando siempre una respuesta igualmente libre y gratuita. Nos busca, nos llama y nos espera. 

Siempre es tiempo para orar. Te invito a hacerlo así: “Señor Jesús, como tu discípulo Tomás, también nosotros te reconocemos en medio de la comunidad que Tú mismo reúnes, cada domingo, para celebrar tu Pascua. Que podamos experimentar tu presencia y, ya desde ahora, alcanzar la bienaventuranza reservada a lo que creen en Ti. Amén.”

La pregunta del Sumo Sacerdote y la fe del centurión

“La Voz de San Justo”, domingo 28 de marzo de 2021, Domingo de Ramos

“¿Eres el Mesías, el Hijo de Dios bendito?”, pregunta el Sumo Sacerdote a Jesús. “Sí. Yo lo soy…”, responde el Señor (cf. Mc 14, 61.62). 

También nosotros conocemos esa respuesta. Sin embargo, cada año, en la celebración anual de la Pascua, tenemos que volver a escuchar el relato de la Pasión. 

Siempre corremos el riesgo de creer que, porque sabemos el contenido doctrinal de la fe, ya, por esa razón, somos realmente discípulos de Jesús. 

Necesitamos, sin embargo, que la Pasión del Señor nos conmueva, le hable a nuestra vida, nos ponga en crisis, como a los discípulos que, llegada esa hora, lo dejan solo. 

Necesitamos contemplarlo en la humillación desnuda de la cruz, para poder confesar, como aquel centurión que lo ve morir: “¡Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios!” (Mc 15, 39).

Somos invitados a hacer nuestra la fe de aquel centurión pagano: ve al crucificado y reconoce en él al Hijo de Dios. En el humillado contempla la humildad del Dios que, de esa desconcertante forma, nos redime, desarmando toda soberbia.  Esa es nuestra fe, la fe de la Iglesia…

Hoy entramos en la Semana Santa. Dos veces escucharemos el relato de la Pasión. Este domingo, la versión de San Marcos. El Viernes Santo, la de San Juan. 

Dos relatos, un solo y gran protagonista. Dos variaciones de un mismo tema: el amor de Dios.

Te invito a orar: Señor Jesús: entramos con vos en Jerusalén para sufrir la pasión. Solo Vos podés revelarnos el misterio de la cruz. Ahora nos disponemos al silencio que contempla y ama. Te suplicamos: ¡Hablá Vos a nuestros corazones! ¡Revelanos el amor del Padre que, desde tu amor de Crucificado, quiere abrazar a todos los crucificados! Amén

La mejor promesa de Jesús

“La Voz de San Justo”, domingo 21 de marzo de 2021

“¡Queremos ver a Jesús!”

“Entre los que había subido para adorar durante la fiesta, había unos griegos que se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le dijeron: «Señor, queremos ver a Jesús».” (Jn 12, 20-21).

A las puertas de la Pascua, también nosotros suplicamos como aquellos griegos: “¡Queremos ver a Jesús!”. Esa sed de Cristo es nuestra guía más segura. Es nuestra brújula interior.

¿Cómo lo veremos? ¿Con qué figura aparecerá ante nuestra mirada? Él mismo nos lo dice: “Les aseguro que, si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.” (Jn 12, 24).

¿Qué podemos añadir? No cabe mayor comentario: Jesús es trigo de Dios que muriendo resucita y da vida. Una de las más bellas e incisivas imágenes de la pascua: morir para vivir; solo vive el que entrega la vida por amor.

Ante nuestros ojos, el Señor aparecerá así en su hora más decisiva: la hora en que el glorificará al Padre y el Padre lo glorificará a él. Es decir, cuando aparezca en todo su esplendor la belleza de Dios: su amor hasta el fin, amor que expía el pecado y resucita para la vida.

La hora de su gloria es inminente y Jesús nos hace su promesa más hermosa: “El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor” (Jn 12, 26). Estar con él, compartiendo la comunión con el Padre y el Espíritu.

Señor Jesús eres trigo que se hunde en la tierra para dar fruto. Queremos ir contigo y ser tus discípulos hasta el final. Que podamos contemplar tu gloria de Hijo amado que entrega la vida, como el amigo que ama hasta el fin. Que tu Espíritu acreciente en nosotros la sed de verte y reconocerte como Señor y Salvador. Amén.

Se acerca la hora del amor hasta el fin

“La Voz de San Justo”, domingo 14 de marzo de 2021

La pasión del Señor se acerca. La cruz comienza a proyectarse ya sobre el camino cuaresmal. ¿Qué vemos cuando contemplamos la cruz de Cristo?

Podemos ver aquí solamente la crueldad que se ensaña contra Jesús. Y es muy cierto: Jesús es, en cierto modo, una víctima más del poder del mal. La fe, sin embargo, nos abre los ojos para que veamos más en profundidad y contemplemos el misterio sorprendente del amor de Dios por el mundo. El amor que salva. Lo que los profetas comenzaron a vislumbrar, los discípulos de Jesús lo podemos afirmar sin lugar a duda: Dios es Padre, ama entrañablemente al mundo y no se escandaliza ni retrae frente al pecado.

Tenemos que decirlo con absoluta claridad: Dios no se complace en el dolor de sus hijos. Él no quiere el mal, ni lo procura, ni quiere ser aplacado con sufrimiento inocente. Dios sale al rescate de su criatura amada y de toda su creación para arrebatarle de los lazos del mal y de la muerte. Y en la cruz está, no un profeta más o un hombre religioso insigne, sino el mismo Hijo de Dios. La cruz es gloriosa porque en ella ha sido elevado el Hijo para que todos puedan acceder a la luz y a la vida.

La cruz es signo del amor de Dios que llega hasta el extremo de dar la vida por aquellos que ama, a los que quiere rescatar. Solo el amor expía el pecado del mundo. Un amor que siempre -al decir de Francisco- nos “primerea”. En el Crucificado ha hecho su aparición en el mundo este amor absoluto e incondicional de Dios. La fe es el Amén que nace cuando se cae en la cuenta, llenos de admiración y estupor, de ese amor hasta el extremo.

A ese Jesús crucificado y resucitado se dirige siempre la mirada de la Iglesia. Este fin de semana, recordando los ocho años de la elección como obispo de Roma del papa Francisco, tengámoslo presente. Francisco, fiel a su misión, nos señala ese norte permanente de la misión de la Iglesia. Nos señala a Cristo.

Mientras se acerca la Pascua -la hora del amor hasta el fin- podemos disponer nuestro espíritu para contemplar, en silencio, este misterio que salva al mundo. Podemos orar así: “Te alabamos y te bendecimos, Padre de misericordia, por habernos manifestado tu amor en Cristo, tu Hijo, y en el don de su Espíritu. Que nunca dejemos morir en nuestros corazones el estupor ante este misterio. Amén.”

Jesús resucitado, verdadero templo de Dios

“La Voz de San Justo”, domingo 7 de marzo de 2021

“Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio».” (Jn 2, 13-16).

Después de llamar a sus primeros discípulos y del signo del vino en las Bodas de Caná, Jesús purifica el Templo de Jerusalén. Juan narra este hecho al inicio de su evangelio. Esta concatenación de escenas no es arbitraria. Una tras otras, van componiendo un mosaico programático de todo el evangelio: Andrés, Simón y los demás son llamados para convertirse en discípulos de Jesús. Están convocados a la fe en él, que trae el vino nuevo y más sabroso: la alegría al mundo.

Con la escena que contemplamos este domingo, el evangelio de san Juan nos presenta a Jesús como el nuevo y definitivo Templo. No es un templo material, como el construido por Herodes. Es el cuerpo entregado en la cruz, de cuyo costado brotó sangre y agua (cf. Jn 19, 34). Es el cuerpo que, vivificado y transfigurado por el Espíritu en la mañana de Pascua, resucita para ser espacio sagrado de comunión con Dios y entre todos los hombres, llamados a ser hermanos.

Allí donde una comunidad cristiana celebra la Eucaristía y, sobre todo, vive el amor hasta el extremo y el servicio humilde de Jesús, allí crece este templo santo en medio de nuestro mundo. Los templos donde nos reunimos sus discípulos son signos visibles que nos recuerdan este misterio que somos nosotros mismos: celebramos el culto en ellos para vivir nuestra fe en lo cotidiano de nuestra existencia.

Inspirado en esta escena evangélica, te invito a orar: Señor Jesús, seguimos caminando la Cuaresma. Purifícanos para que nuestras comunidades sean templos vivos edificados por el amor, el servicio y la compasión hacia nuestros hermanos más pobres. Amén.

Del desierto a la montaña

“La Voz de San Justo”, domingo 28 de febrero de 2021

“Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevo a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos. Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.” (Mc 9, 2-4).

El pasado domingo íbamos con Jesús al desierto. Hoy nos sumamos a Pedro, Santiago y Juan que, con Jesús, suben a la montaña. Si el desierto es lugar de prueba, la montaña lo es de la revelación de Dios.

Allí, con el horizonte infinito del cielo, el Dios vivo se da a conocer, se muestra, sale al encuentro, busca a sus amigos.

Por eso, en la montaña santa, el Padre nos revela a Jesús. Nos permite contemplar su misterio: él es el Hijo muy querido, el profeta que ha de ser escuchado. Hijo amado, Palabra de vida y mano tendida que busca la reciprocidad de sus hijos: amistad y alianza.

Estos mismos discípulos serán también testigos de su humillación: lo verán en la cruz, aparentemente derrotado por sus enemigos. Sin embargo, no deben dejarse ganar por la desesperanza. La verdadera y definitiva transfiguración del Señor será su pascua: la muerte dará paso a la vida, la humillación a la resurrección.

Cada año, en este segundo domingo de Cuaresma, la liturgia nos propone el misterio luminoso de la transfiguración del Señor. Y lo hace para animarnos a la esperanza en medio de las dificultades de la vida.

Te invito a orar. La oración es diálogo de amistad con Aquel que sabemos que nos ama, diría santa Teresa de Jesús, que de oración, amor y encuentro sabía… y mucho.

Te comparto esta oración que podés hacer tuya, completándola también con tus propias palabras: “Señor Jesús, como a Pedro, Santiago y Juan, tomanos de la mano, llevanos contigo al monte santo y transfigurate ante nuestros ojos. Que tu luz divina pase a través de tu santa humanidad y nos transfigure el corazón. Amén.”

Cuaresma 2021: con Jesús en el desierto

“La Voz de San Justo”, domingo 21 de febrero de 2021

“En seguida el Espíritu lo llevó al desierto, donde estuvo cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían.” (Mc 1,12-13)

¿Cuál es la tentación más insidiosa a la que podemos ser sometidos?

La Escritura nos responde con el relato del primer pecado (cf. Gn 3): Adán y Eva desconfiaron de Dios y, con esa sombra gris en sus corazones, buscaron edificar su vida solos, sin Dios.  

Esa desconfianza en las verdaderas intenciones de Dios (hábilmente explotada por la serpiente) los llevó a sentirse autosuficientes. Esa fue su perdición.

De algún modo, esa es la esencia de toda tentación y de todo pecado: ver en Dios a un un rival o una amenaza para la propia vida. Y, con ese miedo en el alma, huir de Él, darle la espalda y pretender edificar la vida sin Él.

Por eso, el Espíritu empuja a Jesús al desierto. En cierto modo, Jesús ha ido hasta el fondo de esa prueba humana. Allí, en el desierto, experimentará el límite, pero, sobre todo, sentirá la presencia del Dios vivo. No un rival o una amenaza, sino un aliado, un compañero de camino, una fuente de vida y de libertad. En suma: su Padre.

Vencerá así donde Adán y Eva fueron vencidos.

En el desierto, Jesús comenzará a recuperar para todos nosotros la armonía perdida de toda la creación. “Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían”, comenta el evangelista (Mc 1, 13).

Y, de esa experiencia en el desierto, Jesús volverá con el fuego del Espíritu en su corazón y en sus labios. Toda la misión de Jesús se comprende desde aquí: reconstruir en el corazón de los hombres esa misma experiencia de Dios como Padre.

La Cuaresma nos invita a un intenso ejercicio de confianza filial. También a nosotros, el Espíritu de Jesús nos lleva al desierto para rehacernos como hijos y hermanos.

Te invito a rezar: En ocasiones, Señor, la confianza en Dios parece languidecer en nuestros corazones. Esa tentación se vuelve más aguda en medio de la oscuridad de las pruebas de la vida. Hoy te contemplamos, Jesús, en el desierto y probado como nosotros. Tómanos de la mano y llévanos contigo hacia el seno del Padre. Que sintamos tu Espíritu en nosotros. Es gracia que te pedimos para el camino cuaresmal que estamos iniciando. Amén.